sábado, 26 de septiembre de 2009

Suave soledad

Ayer conversaba con un par de conocidos sobre la soledad.

La mujer, de unos cincuenta años de edad, decía que tiene cinco años de estar divorciada y que no pasa un día sin que se pregunte, con melancolía, cuándo llegará su compañero. Para ella la vida no tiene sentido sin una pareja.

El hombre, a principios de la cuarentena, afirmaba que Dios creó al hombre y a la mujer como a un único ser, el cual ha sido dividido por las fuerzas del mal. Según él debemos vencer esas fuerzas y encontrar a nuestra pareja si queremos ser felices.

Cuando me preguntaron mi opinión les dije que creo que el ser humano ha sido creado con dos polaridades (femenina y masculina) pero que no me parece que debamos buscar nuestro equilibrio en otra persona, sino en nosotros mismos. Pienso que para avanzar armoniosamente con una pareja debemos encontrar nuestro propio equilibrio interior.

Veo la soledad como a una aliada compañera. Disfruto la compañía de mis familiares y amigos y, seguramente, disfrutaré recorrer parte de mi camino con un compañero, pero cada día, aunque sea por una hora, necesito sentirme mecida por la suavidad de la soledad.

Y tú, ¿qué piensas de la soledad?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Maritza que tal? Es cierto, a veces necesitamos ciertos períodos de soledad "positiva" para poder reflexionar, pensar, y incluso soñar despiertos.

Con cariño,
Arancha

Tania Blanco (Michel) dijo...

Gracias por esta reflexión!

Estoy de acuerdo. La soledad es una buena compañera cuando su espacio nos permite estar con uno mismo, reflexionar en el silencio, interiorizarse en el ser, descubrir nuestro interior, juguetear con sueños, incluso, descansar de la rutina en la que a veces estamos inmersos... Aunque buena compañera, es importante que su "suavidad" no se convierta en una nube turbulenta que opaque la armonía de la vida de un ser humano.

Gracias Maritza!

Un Saludo,

Tania

Anónimo dijo...

La soledad es una medicina amarga que algunos tienen que tomar a la fuerza pero que al final acaba por endulzar la existencia.
Yo no sabia que algun dia llegaria a quedarme sola, por eso comence a cultivar mi espiritu que seria y es el unico companero de mi existencia.

Anónimo dijo...

Pienso como vos que la soledad es una suave compañera esencial para encontrar un equilibrio.

Pienso que encontrar un compañero - a los cincuenta - después de haber vivido una vida bastante harmoniosa - no es esencial si es para vivir con alguien solo por el hecho de estar acompañado.

Me encanta salir y divertirme pero privilegio los momentos en que me encuentro sola; son necesarios a mi bienestar.

Mariadele

Anónimo dijo...

A mis 55, con 32 de feliz matrimonio, y tres escandalosos hijos de los cuales dos ya escuchan el escandalo de sus proles en sus propios hogares, debo afirmar que me ha sido grato estar bien acompañado, y en esta etapa de mi vida en la que nuestros hijos ya son independientes he apreciado la soledad con mi esposa, pero también las veces que por causa del trabajo, una hospitalización o algún viaje suyo al terruño, he tenido que quedarme solo en casa (o viajar solo). Aprecio y defiendo la vida en matrimonio, pero creo que el verdadero sentido de la vida no está en las cosas o personas falibles (carreras, cónyuge, desempeños, compañeros, etc.) sino en alguien superior, y es Dios mismo... aún más allá de mi interior.

Elpidio dijo...

PARA MI LA SOLEDAD ES LA RAZÓN QUE ME HACE SEGUIR ADELANTE... Y ME ENCANTA QUE VAYA ACOMPAÑADA DE LIBERTAD... ESAS SON LAS DOS COSAS QUE MAS AMO... SOLEDAD Y LIBERTAD...

Adriana dijo...

Adriana... como dice la cancion, es mejor estar sola que mal acompañada

Azucena Rebon dijo...

Hola Maritza:Como siempre tienes mucha razòn,la soledad es una compañera, que nos obliga a reflexionar, es dulce y puede ser muy productiva,los afectos son siempre importantes porque le dan senso a la vida.Pero el amor...Ay!!!despuès de los 50, es una perla rara.Creo que teniendo una pasiòn (algo que verdaderamente nos guste hacer)llenamos nuestra vida y damos a los demàs amor con lo que hacemos.
Ninguna soledad puede asustarnos si nos sentimos bien con nosotos mismos.
Un saludo como siempre desde Basel.

Anónimo dijo...

Hola Maritza, La soledad es un estado de nuestro interior donde quiere manifestar que existen vivencias propias que te hacen olvidar los detalles más pequeños ,que te hacen borrar de tu mente los momentos en que estuvistes sola y que por el miedo a enfrentar una soledad nos escondemos en los recuerdos que más nos han marcado,logrando asi mantener nuestra propia carcel interior,que nos ahisla del entorno en que realmente somos valorados ,la soledad es un paso a encontrar la felicidad interior
...